Hemos dedicado los meses de julio, agosto y septiembre en ponernos al día impartiendo todos los cursos de decoración y talleres de forma presencial que no pudimos dar debido al covid-19 y mi lesión,

Estos han sido, sin duda, unos meses de actividad extraordinaria cuando otros años eran meses de vacaciones y trabajo de taller en el jardín. Así, he terminado dando 5 veces el taller “pátinas” y 4 veces el taller “estilo farmhouse”, hemos pasado de ser 20 personas a 10 y de 10 a 5 alumnos.

La incertidumbre legislativa ha sido total, hasta el punto de que el último taller (programado para el lunes 21 de septiembre) con 9 alumnos inscritos, estuvo a punto de no poder impartirse porque el viernes 19 de septiembre, durante la tarde noche, salió una nueva normativa en la CAM que limitaba el numero de alumnos de 9 a 5.

Estaba claro que no podía impartir el taller con 9 alumnos, sobraban 4 personas y nadie quería darse de baja, claro está. Venían esperando este monográfico desde marzo! Así que testeé el grupo de alumnas para ver si lo podíamos volver a dividir en 2 y darlo también el domingo 20 de septiembre, cosa que hice de forma gratuita.

Un fin de semana maratónico e histórico en Alicia Designart

Así pues impartimos nuestros últimos talleres programados antes del covid-19  el sábado, domingo y lunes  de forma presencial, en un descenso del número de alumnos según la cambiante normativa covid-19: sábado: 9 alumnos, domingo: 4 alumnos y lunes: 5 alumnos.

Las alumnas de los talleres de 4 y 5 asistentes estuvieron encantadas, con la sensación de haber tenido una verdadera Masterclass privada: un lujo a recordar.

Y para mí, la tranquilidad de haber podido impartir todos los talleres pendientes: un gran descanso.

Ahora toca recuperarme de mi lesión y descansar un poco antes de volver a programar los siguientes cursos de formación presenciales. Estos últimos también dependerán, por supuesto, de la normativa que se aplique en ese momento y del sentido común.

Compartir en las redes